Rock Colegas

jueves, 27 de mayo de 2010

JELLO BIAFRA: La palabra es el arma

Hoy traemos al blog otra colaboración de otro gran colega de la movida punkrockera y musikera de Tenerife, Arka, activista musical y gran guitarrista de Trópico 28, con el que he tenido la suerte de compartir escenario en más de una ocasión. Su artículo fue publicado en la revista Musicalia. Gracias Arka, ya sabes que ésta es tu casa!!


Biafra (República de): Efímero país africano que en los años 70 sufrió una de las mayores hambrunas del siglo XX tras ser invadido por el ejército de Nigeria.
Jell-O: Postre gelatinoso de vivos colores que se comercializa en Estados Unidos.
¿Niños muriendo de hambre y postres gelatinosos unidos en un solo concepto? Definitivamente hablamos de Jello Biafra, músico y activista norteamericano, maestro en el uso de la provocación y el sarcasmo como medio de denuncia de las atrocidades e injusticias que ocurren diariamente en el mundo.

Cantante de los Dead Kennedys (Kennedys Muertos, un nombre que sin duda ofendió a muchos en el país del dollar) entre 1978 y 1986; menos de diez años en los que tuvo tiempo de definir el hardcore-punk como estilo y movimiento con una serie de discos memorables que publicaría en su propio sello discográfico, Alternative Tentacles. Con ellos encabezó el festival Rock Contra Reagan y actuó a las puertas de la convención del Partido Demócrata (con los consiguientes disturbios entre policías y manifestantes), además de presentarse como candidato a la alcaldía de San Francisco con un programa delirante que incluía puntos como el que los políticos fuesen vestidos de payasos al Congreso, la regulación del soborno como método de obtener licencias municipales o el acceso por ley de vagabundos y mendigos a los edificios abandonados. ¿Un bufón? ¿Un loco? Ciertamente era considerado como tal por una parte de la sociedad. Para el FBI, sin embargo era un personaje molesto, demasiado lúcido y activo como para dejarlo actuar libremente, motivo por el que fué incluído en una lista de músicos a los que había que mantener bajo control. Mediante los métodos que fuesen necesarios.

1986: El Gran Hermano te vigila...y va a por tí.

En 1986 los federales asaltan la casa de Biafra en plena noche y se lo llevan detenido. Había sido denunciado por la organización cristiana de derechas P.M.R.C. (Parents Music Resource Center), creada por las esposas de varios congresistas norteamericanos y liderada por la mujer del entonces senador y hoy beatificado ecologista Al Gore, que pretendían imponer una fuerte censura en discos de rock que tratasen temas incómodos para ellos como el suicidio, la homosexualidad o la crítica al cristianismo. ¿Los cargos? "Distribución de material dañino a menores". ¿El motivo? La inclusión del poster Penis Landscape (Paisaje de penes) del artista suizo HR Giger en el disco Frankenchrist. Jello crea la organización No More Censorship Foundation (No Más Censura) para recaudar fondos para sufragar los gastos del proceso en el que le piden un año de cárcel y el pago de 2.000 dólares, y después de tres semanas de juicio (para cuya defensa fué ayudado por Frank Zappa, otro "elemento discordante" que había tenido problemas con la justicia por el contenido de sus letras) sale absuelto del mismo.

Después de Dead Kennedys: Become the Media.

Ese mismo año se separan los Dead Kennedys, y Biafra, a pesar de grabar en los años siguientes junto a grandes bandas como Nomeansno, D.O.A., Melvins o Mojo Nixon tardaría muchos años en volver a formar un grupo. Su actividad se centraría en los shows de spoken word, en los que llevaría a cabo su máxima: no odies a los medios de comunicación, conviértete en ellos; dedicándose a dar charlas en universidades y manifestaciones, o grabando discos hablados. Con su peculiar estilo, mezcla de activista, comediante y cantante punk, Jello se convierte en un analista alternativo de la realidad de Estados Unidos (en la línea de lo que hacen otros personajes de la izquierda norteamericana como Howard Zinn, Noam Chomsky o más recientemente Michael Moore), mostrándoles a sus habitantes la otra realidad que la verdad oficial les niega. Así, le hemos escuchado hablar de grandes temas como el porqué de los ataques terroristas del 11 de Septiembre; las razones ocultas (económicas y de control social) para la prohibición de la marihuana en los años 30; la nueva censura de los medios de comunicación en Estados Unidos, consistente en simplemente no informar al pueblo de lo que no interesa al poder; las conexiones de la familia Bush con varias generaciones de narcotraficantes; la responsabilidad del miembro del Consejo de Seguridad Nacional, Oliver North (también implicado en la venta de armas a Irán para financiar las acciones de la contrarevolución en Nicaragua) con la epidemia de crack y cocaína que asoló los guetos norteamericanos a finales de los años 80; de cómo el gobierno pudo evitar las consecuencias del huracán Katrina y prefirió mirar para otro lado o del fraude electoral en que Bush resultó elegido presidente por segunda vez. También de temas no políticos como la lucha que mantuvo en los juzgados con sus antiguos compañeros de Dead Kennedys por la intención de éstos de vender una de las canciones del grupo para un anuncio de Levi´s (¡!) o de cómo el punk-rock vino en los años 70 a acabar con una escena musical anquilosada que se basaba en la profesionalidad musical y en el negocio de las compañías discográficas. Hilarante, furioso, esclarecedor. Como siempre fué Jello Biafra.

Cirujía en Guantánamo

En 2009, coincidiendo con su 50 cumpleaños, vuelve a formar una banda, Jello Biafra and the Guantanamo School of Medicine, con los que salió de gira por el mundo por primera vez en más de 20 años y grabó un disco, en cuya portada y título The audacity of hype (La audacia del montaje) parodia el libro del presidente Obama The audacity of hope (La audacia de la esperanza). La música sigue siendo punk-rock y las letras igual de irónicas y realistas que siempre, mientras que Jello conserva la voz, la forma física y la credibilidad necesarias para que ésta vuelta a los escenarios no tenga nada que ver con el patético regreso de otras viejas glorias del punk en busca de dinero con el que disfrutar de una jubilación desahogada. De todos modos, Jello nunca se había ido del todo, y no parece que por ahora tenga intención de dejar de incordiar al poder y remover la conciencia de un mundo alienado por los que siempre sujetaron la sartén por el mango.

Dead Kennedys en directo:


Biafra para Alcalde:


"Die for oil sucker!" Spoken word traducido al español:

11 comentarios:

Arka dijo...

Ey brother, quedó de puta madre!! Un placer ver mi artículo en tu blog. En diciembre fuí a Madrid a verlo en directo, estuvo que te kambas..
Un abrazo y a seguir bien!!

TSI-NA-PAH dijo...

Gran post, a la altura de un artillero de la palabra como Jello.En mi juventud queme el single Too Drunk Too Fuck hasta la saciedad y aquel Fresh Fruit for Rotting Vegetables!
un abrazo

Angel dijo...

No conocía a Biafra y mira que tiene una vida interesante. Los Dead Kennedys si los he oído pero me quedan bastante lejos, acababa de nacer cuando se separaron, así que imagínate.
Decididamente hace falta más tipos como este, el problema es que la sociedad enseguida los tachamos de locos, aunque lo que te estén diciendo sea la verdad.

No se si te has enterado pero Jhon Mayall actua en Lanzarote por estos días. Me acabo de enterar y la puta su madre Jhon Mayall en Lanzarote y aquí la mala rodriguez, casi lo mismo joeeeer!!

manel dijo...

Un icono del punk. Un verdadero resistente enfrentado a todo el sistema como si fuera un adolescente cabreado y tiene más de cincuenta tacos.Un saludo.

Möbius el Crononauta dijo...

Jello, genio y figura, siempre.

Gran post amiguetes!

Saludos

nortwinds dijo...

mitico Biafra, que grande, y maldita tiper gore y el fascista de su marido que intentaron imponer la hipocresia sobre el rock

gran entrada amigo, da gusto leer sobre gente asi

saludos

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Joder, pedazo de post. Lo único que sabía era sobre sus discos como Dead Kennedys y que los Lehendakaris Muertos les homenajearon al ponerse el nombre. La historia de la alcaldía de San Francisco es gloriosa y la de mi querida Tipper Gore impagable. Al marido le tengo asco pero a ella ya...

Ediciones Vion dijo...

Un gran artículo, si señor, te felicito por todo lo que nos has dejado aquí para que nos empapaemos bien de su figura.

Un saludo!

Jah Work dijo...

Txino! paso a saludarte! how are you?

yo tendría que estar estudiando ahora mismo así que nada, vuelvo pronto!!

un saludo y keep on rockin' man!!

Joaquim Rodrigues dijo...

Seu post sobre jello biafra é estupendo, mostra muito bem quem era jello. parabens

Ramon Cebrian dijo...

Impresioante artículo Arka...me has dejado alucinando y disfrutando de cada palabra. Un abrazo de Ramón (ex-Alquimia y Esclavitud)